Si regalas una sartén, hazlo con poesía

¿Estás pensando en regalar alguna sartén o un juego de sartenes para sorprender a alguien?

¿Imaginas la cara que pondría la persona en cuestión si además de llevarse la sorpresa por la propia sartén encuentra una poesía que la acompaña?

Para ayudar a que tu regalo sea lo más especial posible, te proponemos acompañar tu compra con una poesía divertida sobre sartenes.

Elige la que más te guste

POESÍA DE SARTENES 1

¡Benditas sartenes, oh, qué aparatos,
que a cualquier alimento doblegan,
y crujientes y dorados llegan
a los estómagos desde los platos!

Oh, bendito utensilio,
tus formas, tus materiales,
tus virtudes vectoriales
engrandecen nuestro idilio.

Qué haría yo de no tenerte,
a qué desventurada suerte
estaría expuesta mi comida,
que no concibo ya la vida
sin tu dulce borde
y tu mango acorde
y tu base fuerte.

 

POESÍA DE SARTENES 2

¡Oh, sartenes benditas,
diosas de las nubes culinarias,
que ofrecéis delicias con texturas varias,
salteadas, a la plancha o fritas!

Oh, sartén dichosa,
y más que sartén portento,
que provees al alimento
de su aquel y de su cosa…
y la espesura del aceite
es más liviana y menos densa…
¡cuando todo se condensa 
entre tus bordes es deleite!

Dada siempre a la conquista
del dorado que en tu vientre doras,
tú, que nunca te demoras,
siempre presta, siempre lista.

Con tu tacto que pervierte,
y tu gracia y tu buen gusto,
y tu mango robusto.
y tu base fuerte.